Mudanzas Internacionales a Argentina:“Cuando vinimos la situación en Argentina no era buena y arriesgamos viniendo aquí en un año que ya se veía que las cosas en España iban hacia abajo”, explica con las manos entrelazadas Florencia. En agosto del 2008, su marido tenía algunos amigos en Murcia y decidieron iniciar allí su aventura. “Estuve varios meses trabajando días sueltos como camarero y algunas semanas en una cocina limpiando la vajilla, pero nunca llegó a salir nada fijo”, recuerda su esposo. Finalmente decidieron intentarlo con la profesión de su marido (diseñador de páginas web), pero la cultura informática en un pequeño pueblo cercano a Cartagena se lo impidió. “La gente era muy cerrada de mente, así que decidimos cambiarnos a una ciudad algo más grande”, indica ella.

Zaragoza fue el destino al que llegaron a mediados del año pasado. “Aquí todo ha sido más fácil porque mi marido consiguió un trabajo, pero yo solo he trabajado cuatro meses en más de año y medio”, recalca Florencia. Los primeros meses que pasaron en la capital aragonesa los recuerdan como un momento muy duro porque estuvieron viviendo mucho tiempo de la prestación por desempleo. “Solo teníamos los famosos 420 euros que dio Zapatero”, recuerda Florencia.

Vuelta a Argentina

DE MAL EN PEOR Esta pareja de jóvenes argentinos confía poco en el futuro y por eso han decidido hacer el camino inverso al del 2008. “Las perspectivas de mejorar aquí no son muchas. Hemos pasado muchos años duros y el objetivo no se cumple, de hecho hay meses que no llegamos a final de mes”, recalca el marido de Florencia. Además, de la situación económica, la emocional también cuesta sobrellevarla. “Llevamos casi cuatro años sin ver a nuestras familias. Yo he tenido un sobrino y el hermano de mi marido se casa en enero. Son demasiados esfuerzos para tan poca recompensa”, entiende Florencia.

La frustración se incrementó en esta administrativa argentina cuando tras varios meses buscando empleo lo único que le ofrecían era “trabajar 15 días a prueba y sin cobrar para luego echarte y volver a coger a alguien otros 15 días, y así sucesivamente”, explica ella. Además, el matrimonio no tiene esperanzas en que la situación mejore. “A pesar de que Zaragoza está resistiendo mejor que otras ciudades, el estancamiento de aquí a un lustro creo que va a continuar”, piensa el argentino.

A pesar de que la situación en su país original ha mejorado en estos cuatro años, el problema de la inflación sigue siendo dramático. “De un día para otro el pan puede subir 50 céntimos y, a pesar de que los sueldos han aumentado, no lo hacen en la misma proporción”, recalcan.

Florencia y su marido tienen planeado hacer las maletas para realizar un viaje que les hubiera gustado retrasar lo máximo posible. A pesar de la aventura y de volver sin su objetivo están seguros de haber hecho lo correcto: “Nosotros no vinimos a hacer pelotazo a España y aquí nos hemos hecho más fuertes, hemos crecido como personas y hemos descubierto lo agradable que es la gente de Zaragoza”.

Mudanzas internacionales a Argentina

Mudinmar realiza mudanzas España – Argentina con envíos consolidados o contenedores completos puerta a puerta, le asesoramos sobre la mejor opción para su mudanza internacional españa argentina con la máxima calidad y unos precios muy competitivos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *