Alemania, como principal exportador mundial de mercancías, precisa mantener una densa red de infraestructuras, servicios logísticos y mudanzas internacionales. Este país avanza a pasos agigantados para consolidarse como puerta principal de entrada de mercancías a la Europa del Este y otros mercados más lejanos, pero en pleno crecimiento, como es el caso del estadounidense o el asiático.

En 2010 aumentó el PIB en un 3.6% , lo que lo convierte en una economía en plena expansión. Berlín ha apostado por sacar partido de la posición geoestratégica del país que, tras la Ampliación de la Unión Europa hacia los Urales, se sitúa en pleno corazón del Viejo Continente.

La primera consecuencia del desplazamiento del “centro de gravedad” europeo desde el Benelux -Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo- hacia Alemania es la expansión del sector logístico y de la mudanza internacional en el mercado teutón, que se ha convertido en el segundo más importante del país, con una cifra de negocios de 200.000 millones de euros en 2009; sólo superado por la industria automovilística -266.000 millones- y seguido por la construcción de maquinaria -171.000 millones-.

Una circunstancia de la que pueden sacar partido las empresas españolas, aprovechando la tendencia actual de externalizar servicios de transporte y logística que vive el sector en el país centroeuropeo. Precisamente para conocer las vías de negocio que se abren en este ámbito, el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) acompaña a 21 firmas nacionales a la feria Transport Logistic de Múnich, certamen de referencia mundial que se celebra del 12 al 15 de mayo.

Que el sector logístico se haya convertido en el segundo más importante de la economía teutona supone toda una hazaña en un país eminentemente industrial, sobre todo si tenemos en cuenta que el cambio se ha producido en apenas un lustro. Así, si en 2007 Alemania ocupaba el tercer puesto del Logistic Performance Index (LPI) -índice del Banco Mundial que mide factores como la densidad de las infraestructuras, su coste de uso o disposiciones aduaneras-, en 2010 se alza con la primera posición mundial gracias a la calidad de sus infraestructuras, sus precios competitivos y la capacidad de seguimiento y localización de la mercancía.

Las autoridades germanas, conscientes del auge del sector, han decidido apostar fuerte por la logística a tenor de las conclusiones del “Freight Transport and Logistics Masterplan”, plan estratégico que data de 2008 y que augura “un crecimiento dramático” en 2025 de los sectores del transporte de mercancías -70%-, transporte a larga distancia por carretera -90%-, tráfico por carretera de pasajeros -20%- y transporte del interior hacia los puertos -131%-. Entre las medidas que propone dicho estudio destacan la deriva del tráfico de mercancías por carretera hacia medios menos contaminantes -ferrocarril y transporte fluvial-, el desarrollo de las arterias y nudos logísticos más importantes del país, y la mejora de las condiciones laborales.